Contador de lectores vía feed.

miércoles, 24 de agosto de 2016

Me ha dicho la hechicera que hoy no duerme.









Le he preguntado a la deidad que habita en mi interior si "la hechicera" aún vive, y desde la mañana abierta a mí en clamores encendidos, recibí de ese dios una visión: una mujer sencilla atravesando el tráfico en vaqueros, sumida en su diario redentor, desafiando, con su glorioso paso de Minerva hacia el trabajo, la tempestad ruidosa de la muerte.

Supe que su alquimia permanece, como un tsunami amaestrado en un rincón secreto de su cámara; oculto a los curiosos ojos de los hombres y del mundo.