Contador de lectores vía feed.

domingo, 17 de abril de 2016

Tu amor es de papel.


















Podría morir mañana
mientras bebo café en cualquier bar del centro.

Dejar de respirar e irme al quinto carajo
cuando estos 25 años de falso amor se deslicen,
como un alud,
junto al café por mi garganta ahogándome.

Podría asumir la placidez mortal de mi inconsciencia mientras duermo en la noche.
No despertar jamás de ese letargo del pasado
en el que todo era amor perfecto
y tú me coronabas de rosas y de nubes
sin que yo fuera un ángel,
de besos en la frente sin que yo fuera santo.

No regresar de esa secuencia en la que tú matabas
mi timidez de un soplo
y el tiempo cumplía su lenta relatividad,
solo si era el tiempo
de matar juntos el temblor de la carne.

Extinguirme por siempre enviándote
desde mi torre de control eternos s.o.s
a tu lejana torre de control.

Porque existen en ti
mil modos de matarme, de amortajarme y de exponerme.

Ciento
un
mil
modos
de llorarme.

Y una vez muerto,
harás de plañidera ante tu público
por tu maromo muerto.

Y con los ojos en la cuarta pared, en magistral interpretación de cara a la academia,
pronunciarás como una consagrada actriz de Hollywood
a un costado del féretro:

—Oh, señor, estoy rota y herida. Porque tú sabes, señor,
pues tú conoces todo de este mundo,
que mi hombre,
fue un marido excelente.


7 comentarios:

  1. Antes de que hagas las correcciones (si es que las haces) déjame decir que me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joan, amigo mío, gracias siempre por acompañarme.

      Agradecido por la lectura y comentarios.

      Eliminar
  2. Muy hermoso poema con un final inesperado, como debe ser. Benditos 25 años de relación si te inspiran poemas así. Yo también tengo una relación muy larga y podría rematar un poema del mismo modo que el tuyo, con un "era un marido excelente", pero preferiría que fuese al revés, que terminase con "fue una muy buena esposa", jeje. Besos y feliz finde, hermano:-))

    ResponderEliminar
  3. Um poema que recorda aquele tempo que não se esquece mais, onde apenas e só uma troca de olhares nos leva ao céu...
    Amei!
    Abraço, bom fim de semana.

    ResponderEliminar
  4. Me encantó tu poema, sencillamente precioso. :)

    ResponderEliminar
  5. Que en todas las despedidas hay plañideras avejentándose los ojos con lloros desmedidos... Y si, todas, casi todas se tragan los cuantiosos desencantos y para evitar el pesado de bondades y defectuosos hábitos en la balanza de la vida, prefieren exclamar al pie de la fosa o en la boca del horno crematorio “fue el mejor marido del mundo” Ja!

    Yo rompería el libreto diciendo “Pudo haber sido mejor”
    Me gustó mucho encontrarte! 😂

    ResponderEliminar