Contador de lectores vía feed.

domingo, 9 de agosto de 2015

Son montuno.















Jamás tuvimos garbo pero aún así danzamos
con la vitalidad de un sentenciado a muerte
salmodiando al perdón frente a su cena.

Danzamos,
y el resto del concurso que nos mal imitaba
nos mostraba su enojo.

Ingrávidos danzamos, tú amarrada a mi cuerpo
yo al vuelo de tu falda,
tú llenando mis manos,
yo atado a tu cintura
en breve contrapunto.

Apoyado en tu pecho,
sobre mi fe tu voz,
danzamos indomables hasta que la locura
dejó de interpretarnos el vals de los amantes,
y el tiempo y los silencios,
nos quitaron las ganas.





2 comentarios:

  1. Qué bien te hizo el foro Ultra, me alegra leer tus progresos.
    Felicitaciones, Jonh

    ResponderEliminar
  2. buena danza de letras hermano, versos bailando entre ellos, que grande eres Jonh Madison

    ResponderEliminar