Páginas

jueves, 15 de septiembre de 2016

SEO poético, (sólo para poetas)









Por estos días me he empleado a fondo en visitar una buena cantidad de webs, de esas que ofrecen a los bloggers consejos sobre cómo levantar su garito hasta el infinito y más allá, frase del personaje pixiano Buz Light Year que yo he hecho mía en diferentes artículos y relatos (Gracias, querido Buz).

Luego de indigestarme con tanto mandamiento googleriano he caído en la cuenta que ninguno de esos gurus han ideado un método verdaderamente funcional para los niños bonitos de la literatura: los poetas. Sí, señores poetas, amigos le poetas, amigos lectores que hoy me leen, voy a decirlo sin tapujos ni pelos en la lengua: los señores gurus no tienen ni puta idea de como diseñar una estrategia SEO para poetas. Por favor, pido que conste en acta lo a gustísimo que me he quedado.

Antes de comenzar debo decir que según mi investigación el SEO que se mueve actualmente en red está encaminado a las empresas, algo impensable para un poeta; la poesía no es un producto empresarial o una marca con la que se comercia. Como nota aclaratoria diré, afirmo, que no soy escritor, ni lo soy ni me siento, simplemente alguien que ama la literatura y que disfruta soltando estas perlitas en la red.

Soy blogger y a mucha honra.

Bueno, vamos allá, directo y al mentón, con el primer consejo a analizar:

Publicar contenidos que atraigan.

Según los gurus consiste en lanzarse en picado con la mediación de una herramienta
a la búsqueda de blogs con categoría y rango similar al mío con el objeto de dilucidar que temáticas consiguen atraer un mayor número de enlaces o menciones desde otros blogs...

Imaginen lo que supone dicha acción para un poeta. Una de las primeras cosas que uno aprende en el oficio es a ser creativo. Si realmente se quiere cumplir con esta premisa es preciso olvidarse de ir corriendo a escribir sobre sombreros y rosas solo porque son los temas más populares, más demandados en los parámetros de búsquedas que los usuarios realizan a diario en la red. Un escritor que se precie debe ser ante todo fiel a sus preferencias literarias y a sí mismo. La voz del autor no debe estar nunca, bajo ningún concepto, al servicio de esas tendencias que se mueven debido a la influencia de la modas, sin que mi planteamiento signifique que no se pueda escribir sobre los temas más candentes de la actualidad.

Pasamos al punto dos: añadir a tu post una infografía.

No creo, desde lo más profundo y sincero de mi yo poético, que una ingrofía sea, precisamente, poética. Imagino lo que pensarían los lectores si al abrir una de mis entradas se encontraran de golpe con uno de mis maravillosos "info-poemas": que mientras hacía aquel híbrido alienígena estaba, sencillamente, bien pasadito de tragos.

Añadir una tabla de contenidos.

Este punto me encanta, la verdad, pero no es compatible con ninguno de los registros poéticos. A menos que estemos hablando de un poemario donde la extensión requiera de un índice. Advierto que no es común postear un poemario al completo. Aunque no hay reglas en cuanto al formato que los poetas elegimos para mostrar nuestro arte.

Según estos señores un menú de contenidos luego del primer párrafo introductorio mejora la experiencia del usuario. Hiendo al grano. La tabla de contenidos da al visitante la  posibilidad de elegir con exactitud adónde quiere ir.

Pregunto a los gurus ¿hacia dónde debo redireccionar a mis lectores?

¿Al quinto verso?

¿A la segunda estrofa del romance que mis lectores se disponen a leer?

¿Al decimoquinto haiku? En caso de existir un decimoquinto, claro.

Insertar tu palabra clave al principio de las 100 primeras palabras y al final del contenido.

Tengamos en cuenta lo que no han tenido en cuenta los señores gurus mientras elaboraban su listado de consejos SEO, el proceso creativo de un poeta no puede estar supeditado a insertar una palabra determinada en esas primeras primeras estrofas del poema solo para facilitar la indexación de nuestro post. Esto convertiría la escritura en un proceso mecánico y robotizado que robaría inevitablemente el alma de la composición. Precisamente no anda uno pensando en su palabra clave cuando los versos dicen de un modo visceral: abre que voy. Ese primer volcado que el poeta hace en su cuaderno o procesador de textos es, digamos, el eje, la estructura arquitectónica del poema que será completada, pulida con la ayuda del conocimiento que el autor posea en cuanto a los aspectos técnicos. Aunque como último recurso podríamos hacer de tripas corazón apelando a los sinónimos de las palabras claves contenidas en el código de nuestro HTLM.

Longitud del contenido recomendado: 1.500 palabras.

Realmente se trata de un consejo muy válido cuando se trata de prosa, (relato, cuento, ensayo, artículo) pero inservible para los blogs que cultivan solo poesía, a menos que se trate de una colección breve de poemas. Tengamos en cuenta que un poeta, un buen poeta, no edita un poemario semanalmente, pues, y por si no fuera poco, un blog exige una actualización frecuente de los contenidos, coincidiendo con los gurus yo recomiendo hacer una publicación semanal como mínimo. En la mayoría de casos la extensión de un poema no es un acto premeditado, sino que está sujeta al mensaje a transmitir, y a la necesidad o estilo del autor para cumplimentar debidamete esa entrega. De este modo pueden existir poemas de cuatro versos, cuarenta, doscientos... con mayor o menor cantidad de palabras con respecto a la cifra.

Quizás con en este poema de la poetisa cubana Carilda Oliver con una extensión media, cuatro estrofas que no alcanzan a esas 1500 palabras como longitud recomendada, pueda argumentar con mayor claridad mis planteamientos.


Te borraré con una esponja de vinagre...


Te borraré con una esponja de vinagre,
con un poco de asco.
Te borraré con una lágrima importante
o con un gesto de descaro.

Te borraré leyendo metafísica,
con un telefonazo o los saludos
que doy a la ceniza;
con una tos o un cárdeno minuto.

Te borraré con el vino de los locos,
sacándome estos ojos;
con un varón metido aquí en mi tumba.

Te borraré con juegos inocentes,
con la vida o la muerte;
¡aunque me vuelva monja o me haga puta!



Un poema redondo donde no falta ni sobra palabra alguna.

A continuación algunos consejos, divinos, el SEO alberga también un lado bueno del que podemos servirnos, tranquilamente, los poeta sin traicionarnos y sin que representen un quebradero de cabeza a la hora de versar, porque no todo va a ser cargar contra los gurus.


Utiliza títulos atractivos que ejerzan como gancho.

Nuestro post es sólo una de las tantas noticias que pasa a velocidad de infarto ante los lectores cuando es compartido en las distintas redes sociales. No se convierte en un poema, relato o... hasta que el lector decide bucear en él (o no). Un buen título siempre es de gran ayuda cuando se trata de llamar la atención de los lectores.

Una imagen vale un potosí.

Si un buen titular puede atraer la esquiva mirada de los lectores, la acción se implementa cuando elegimos una imagen rompedora, que este vinculada al post, para aderezarlo como Dios manda.

Dale caña a la herramienta de vídeo de youtuve para complementar tus poemas. 

Al insertar un vídeo en el post harás más cómoda, y hasta placentera, (la música amansa a las fieras, valga la rima) la estancia de los visitantes prolongando el tiempo de estadio en el post.








Facilita a tus lectores que compartan el contenido en las redes sociales.

Evita el contenido duplicado. (Google sanciona a los plagiadores con la no indexación)

Comprimir las imágenes para facilitar su carga.

Renombrar las imágenes contenidas en el post. 

Uno de los tantos servicios que Google ofrece a los usuarios es la búsqueda de imágenes, de modo que los lectores pueden encontrarnos también si  incluimos nuestra  palabra clave, o en su defecto datos que relacionen la imagen con nuestra web en el renombrado. Las imágenes contenidas en el post no tienen por si solas valor o significado para el bot, a menos que incluyamos segmentos de textos que acompañen a la imagen y que le ofrezcan datos que nos relacionen con los parametros de búsqueda que establecen los usuarios.

Lo que realmente le interesa al bot son los datos que aparecen en los bloques de textos.

Caja de comentarios: 

Es tu oportunidad para crear comunidad. En mi opinión la caja de comentarios no debe ser nunca vetada, debe estar siempre abierta a sugerencias preguntas y comentarios de todo tipo. Se un buen anfitrión y da respuesta a los comentarios de tus visitantes. (Google tiene en cuenta las muestras de interés hacia tu web para la indexación)

Añade enlaces internos y externos a tus contenidos.

En este post en concreto hay dos enlaces externos, uno de ellos a un artículo, muy bueno por cierto, del escritor colombiano Gabriel García Márquez, relatando los métodos que usaban autores como Hemingway o Sartre para escribir sus novelas.

Utiliza el corrector ortográfico. 

Como ya he especificado en el apartado referente a las imágenes, si hay algo por lo que Google siente especial predilección es por el texto. Google no indexa las páginas que contenga errores o que no posean coherencia en cuanto a la redacción. (Vaya con la ortografía que es mi punto débil, así que no se molesten en recordármelo)

El diseño también cuenta.

Has que tus lectores se lo pasen bien durante la visita, has que se sientan cómodos en un espacio agradable, organizado, bonito también, donde todo esté a un golpe de clic sin perderse en tu laberinto. Para Google la experiencia usuario tiene un alto valor, aunque el diseño de tu blog no sea de su interés, el solo ve segmentos de textos, lo es para el usuario.

Me encantan los garitos con clase, que las camareras me atiendan bien, trato cercano, que tengan coctelería variada en la carta, con buen jazz como telón de fondo, si puede ser en directo, mejor. Cuando encuentro un lugar de esa guisa siempre vuelvo, aunque el coste de las copas sea equiparable al bolsillo de un actor de Hollywood. Tomen este ejemplo en lo referente a la comodidad de los bebedores para diseñar vuestro blog.

Decididamente creo que Google, esa terrible arma de doble filo, llegó a las vidas de los escritores para ayudar a muchos de ellos a salir del anonimato, pero también, en pleno ejercicio de su poder de doble filo, para hacerles una tremenda putada.

Atrás quedaron los memorables tiempos en que los escritores se sentaban frente a la máquina de escribir a urdir sus historias sin que aquel acto conllevara a ocuparse (y preocuparse) valga la... de todas esas gilipolleces de orden comercial y altamente competitivas en cuanto a la popularidad de una web se refiere.

Lo macabro de todo está asunto es que el oficio va cayendo cada vez más en picado sin que se pueda hacer nada para evitarlo. El porcentaje de éxito de la web de un escritor se mide en estos momentos por su ranking de visita y comentarios, más que por la calidad de sus contenidos, y esto es algo que hacemos los lectores. Google no tiene en lo absoluto nada que ver en todo este asunto; en mi opinión somos los lectores quienes decidimos que leer y que contenidos merece la pena compartir en las redes sociales, somos los lectores quienes realmente tenemos en nuestras manos el poder, diríase, labor, de levantar o condenar al olvido la carrera de un escritor.

Los lectores son, en mancomunidad con los autores, los  encargados de salvaguardar uno de los tesoros más grandes de la historia del hombre: la palabra.

Soy J. Madison, aprendiz de poeta y blogger, retransmitiendo desde el cuartel general: una cafetería  cercana al curro.

Gracias por la lectura.

A mí también me gustan los comentarios, aunque no haya dado el pelotazo con las "Cincuenta sombras de Grey". Así que no me seas canalla y deja unas palabras ahí debajo.

Aviso a los gurus: si están decididos a darme por ahí con comentarios abrasivos, sepan ustedes que ya me he puesto la armadura, de modo que no pierdan su preciado tiempo.

14 comentarios:

  1. Te dejo no una palabra sino dos: Interesante post. Gracias !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida al Tatuaje, María José. Agradezco que el post haya sido de tu agrado. Algunas cosas te serán de utilidad para el blog y otras no. Como estés poeta sabrás sacarle partido a esos últimos puntos que nos aconsejan los gurus para promocionar el trabajo.

      Gracias por la visita y comentarios.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. En serio!!! Y te ha ayudado toda esta información??? A mí me sobra la mitad de puntos... Pero a la autora de las cincuenta sombras, por lo visto le ha sido de ayuda.

    Mil besitos y gracias por compartir tus indagaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Auroratris:

      En este caso el post esta enfocado a la poesía, un terreno difícil para llevar a cabo una estrategia SEO completa.

      El SEO abarca muchas acciones. Una de ellas es ésta que tú haces cuando vienes a comentar a otros blogs, aunque no se haga con un fin predestinado para obtener algo a cambio, sino por puro gusto, no deja de ser SEO puro y duro, a veces nos llegan lectores al blog, personas que comienzan a seguirnos porque les ha gustado la intervención que hacemos como comentaristas.

      Yo simplemente he tocado el tema de un modo superficial.

      Toda estrategia de marketing para promocionar nuestro paso por la red es SEO. En el caso de los autores que optan por la auto publicación es imprescindible un buen plan de marketing para promocionar la obra. Un libro no se escribe para que pase desapercibido, sino para ser leído,compartido, para eso se escribe, para compartirlo con otros, y los lectores no van a adivinar donde estás, ha de ser el autor el encargado de esa labor.

      En el caso de 50 sombras... No es una trilogía autopublicada, pero aclaro que anterior a la trilogía hubo una versión que sí se publicó, promovió y vendió en redes, para eso se necesita una buena estrategia SEO, para promocionar la página de la autora y todos los perfiles en redes. Eso es un pack muy complejo y hay que saber entender de todo esto que digo para llevarlo a cabo con éxito. No hablo de vender libros a los amigos de la red o a los familiares, hablo de ventas a nivel global. Los blogs de los autores forman parte de todo este tinglado.

      Muy agradecido por tu paso.

      Un beso.

      Eliminar
  3. Pero Jonh, qué se va a estar preocupando un poeta por esa madre del SEO?
    Eso nada le importa a quien escribe poesía.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es querido Gil, no creo que estos temas interesen mucho a los poetas, en cualquier caso ahí dejo algunos consejos de sencilla ejecución para prosistas y poetas.

      Ya cada cual decide. Tampoco es que sea yo muy fan de estos recursos :)

      Gracias por la visita, compañero. Y no pierdas el camino.

      Eliminar
  4. Jajajaja, Cuba querido, voy a contar las palabras porque creo que últimamante me he pasado bastante y la gente no va a venir más a leerme.
    Puliré la diagramación, pondré un cafecito y un sillón para que los lectores se sientan más cómodos.
    Consultaré las estadísticas para ver si pierdo audiencia, en fin, procuraré honrar la palabra cada vez un poco más.

    Un gran abrazo, compañero, me hiciste reír con las chorradas del SEO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Mirella.

      Tú no estás en mala situación. El nido de pájaros ya tiene su salón para los lectores y hasta con su aire acondicionado para que nadie se nos queje, puesto que tú prácticas el mejor SEO, escribir como Dios manda y enganchar desde el primer párrafo a tus lectores, que son muchos y han demostrado a lo largo del tiempo su fidelidad hacia tus maravillosos textos.

      Quien llega por primera vez al "nido de pájaros" se queda para siempre.

      Como ya digo en el post Google siente especial predilección por los textos bien edificados, ricos en cuanto a léxico, creativos, únicos e irrepetibles, y todas esas premisas se cumplen a raja tabla en "el nido".

      Pregunto: ¿cuál es la mejor estrategia SEO que puede llevar a cabo un escritor? Conocer a fondo el oficio, ser uno mismo, crear buenas historias, disfrutables, llegadoras, esto hace que los lectores se sientan como en casa, que siempre quieran regresar.

      No hay más.

      El resto se puede aplicar o no.

      Un abrazo y gracias por la visita y comentarios.

      Eliminar
  5. Yo te comparto a ti, querido Madison, pero soy incapaz de someterme a esa larga lista de acciones para que me lean cuatro descerebrados más de los que ya me leen, porque francamente, hay que estar chiflado para perder el tiempo con una como yo.

    Qué complicado resulta querer pintar más que el vecino que, siendo peor que tú a nivel literario, sabe mover muchísimo mejor el culo marketinero, y qué aburridísimo ¿no?.

    Yo paso, paso, paso, como de la coprofagia.

    Obviamente ríome y bésote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, corazón mío, que vas a necesitar tú nada de esto. Ultraversalia es una tierra como pocas, muy visitada debido a la calidad literaria presente en cada uno de sus textos: una voz propia y bien diferencia del resto de los mortales literarios, arrasadora, con un dominio absoluto de todos los registros poéticos, de prosa no hablemos, usted está sembrada, reina de mí. Además de la antigüedad que ya atesora el blog que también cuenta en posicionamiento web, son muchos años los que la pluma de oro de mi mata-hari lleva batallando en la red.

      Bueno, ahí estás compartiendo las payasadas de tu hijo literario, y eso es tan bello de tu parte.

      Gracias siempre, Morgana de Palacios.

      Recibe un camión de abrazos y diez toneladas de besos.

      Eliminar
  6. Me encanta la ironía que utilizas , que no entorpece para nada el fino análisis, sino que lo potencia. Absolutamente de acuerdo.Lo cierto es que la red, Google, blogs y demás, pueden poner al alcance de los aficionados a la poesía textos excelentes de magníficos poetas , de los que no hubiésemos tenido noticia de otra manera , y también la posibilidsd de interaccionar entre nosotros, pero a cambio de hacerlo en un espacio lleno de ruido, se cuela mucha paja entre el grano y resulta muy difícil discriminar. Por mi parte no estoy dispuesta a dedicar mi tiempo y mis energías, siempre escasos, a hacerme oír en ese girigay, prefiero utilizarlo en escribir y en leer a ciertos autores, es lo que de verdad me gusta.Muy acertada tu entrada. Besos


    ResponderEliminar
  7. Sí, demasiada es la paja que se cuela, querida Jordana. En tiempos de Hemingway los escritores sólo tenían que bregar con sus textos y las editoriales, es cierto que gracias a la red muchos autores anónimos tienen la oportunidad de compartir sus textos con los lectores y escritores y mantener un intercambio casi en tiempo real, pero el precio a pagar por este regalo es demasiado alto.

    Como bien digo, es tarea del lector salvaguardar la literatura tanto como de los escritores. Yo tengo muy claro lo que quiero y debo leer y lo que no me interesa, aunque Google me sugiera y me relance lo que el cree que es compatible conmigo según mis preferencias. Leer es un camino progresivo, si la gente se adapta a leer cualquier cosa pues no sale nunca de ahí.

    Gracias por la visita y comentarios.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hace tiempo que rompí lanzas con el SEO. A medida que me adentro en el camino de mi propia voz en el Valle de las Letras, me doy cuenta de que para esto no hay mapas, no hay atajos, ni recetas. La única receta que me parece atinada es la de ir dejando saquitos de té, de los tés de las palabras bien sentidas, bien deshebradas y bien reposadas en el agua, sin mirar el reloj ni intentar calcular los tiempos del hervor mediático, pero disfrutando de las tizanas propias y ajenas, siempre y cuando estén hechas con el mismo amor y cuidado por la auténtica esencia.

    Un abrazo.

    Fer

    ResponderEliminar
  9. Completamente de acuerdo Fer, como ya he dicho, el mejor SEO de la historia es escribir como Dios manda. De eso hay poco en la red. El personal se esfuerza lo justo, lueho hay otras cosas, como el uso de la herramienta de youtuve, que considero buena tanto para el lector como para mí, yo oigo música mientras reviso la entrada o respondo a los comentarios, o cuidar el diseño del blog (me gustan las cosas bien diseñadas, aquí no es SEO consciente, pero lo es, porque se está trabajando por el bienestar del usuario, y a mí no me mola vivir en un espacio que no sea de mi gusto, partiendo de que considero ésta, mi casa virtual.

    Nada más, Fer.

    Como ya digo en el post, no estoy de acuerdo ni práctico la mayoría de acciones SEO.

    A mí sí que me la trae floja, Fer, yo no voy por ahí sembrando los jardines de cualquiera con mis comentarios para que me devuelvan el favor, y este es el SEO más perverso,el más rastrero, y el que práctica casi toda la peña en la red. Aunque yo lo puedo decir porque ni soy famoso ni me importa no serlo.

    No voy donde no me siento cómodo ni hay un mínimo de calidad literaria.

    Gracias por la visita.

    Abrazo.

    ResponderEliminar