Contador de lectores vía feed.

domingo, 2 de octubre de 2016

Decálogo del cabreo padre.





"Publica y serás crucificado"
(Guillermo Cabrera Infante)



Los escritores novatos creemos saberlo todo solo por que un buen día, Tim Berners Lee, el padre de Internet,  tuvo la brillante idea de poner en marcha un proyecto para facilitar el intercambio de información entre científicos e investigadores, que años más tarde, desembocó en el gigante del que ahora todos hacemos uso: Internet.

Desde que Google ha decretado barra libre hay mucha peña escribiendo, mucha peña que ha dado el salto a la fama, (den gracias a papi-web) y mucha peña que no tiene ni puta idea.

Comenzaré aclarando que no soy escritor, sino blogger. Hay una diferencia abismal entre esos dos conceptos. Uno no es escritor hasta que el oficio se completa, de modo que es inútil auto-llamarse y auto-laurearse como escritor estando en plena formación.

El tatuaje es un centro de experimentación, (creo haberlo dicho en más de una ocasión), abierto a la crítica. Lo que acabo de afirmar es perfectamente demostrable en los archivos. De momento no se me ha caído nada porque alguien me señale un error, o varios, en el texto. Lo tengo todo muy en su sitio, (la bilirrubina bien alta, ni siquiera tomo esas pastillitas azules para papipitufos azules sin capacidad de reacción en las noches azules). Hay muchas entradas donde se me señalan faltas ortográficas, errores de estilo, incluso, un comentarista me deja en la caja de comentarios una pregunta curiosa que me hace volver sobre mis pasos y darme cuenta que había omitido información importante para la comprensión del relato (el comentarista se quejaba de no entender ciertas escenas) e incluído mucha basura irrelevante.

Gracias, señor lector, tu comentario aún permanece en la entrada como recordatorio de la importancia de la opinión de quién se ha tomado el trabajo de abrir una entrada de un autor en tránsito, autor anónimo, y dedicado unos minutos.

Decálogo para escritores en tránsito.

1. Dale tus escritos a tu mamá. Las madres son como los borrachos pero en una versión sobria, nunca mienten, pero antes preguntate si tu vieja va a dejar de lado la cena o la compra para leer tus tremendísimas "perlitas". Mientras no estés seguro de ello, ni lo intentes.

2. Escucha con atención lo que los lectores, sean escritores o no, opinen sobre tu trabajo, y saca tus propias conclusiones (Dale por el c.u.l.o a tu ego)


3. Comparte tu trabajo con  escritores que ya conozcan el oficio. Su opinión te ahorrará tiempo en cuanto a aprendizaje y aportará riqueza y conocimiento atu carrera.

4. Sé un tío legal, o una tía con ovarios, y no me visites sólo para que te devuelva el favor. A mí me la sudan las visitas.

5. Ama a tus comentaristas. (A los verdaderos, esos que te leen porque realmente les gusta lo que escribes y no por no por la simple razón de cumplir).

6. No te cagues en los muertos. (Gabo, Faulkner, Truman Capote, Hemingway, Charles Bukowski... todos esos hombres dejaron sus obras para que las disfrutemos y aprendamos de ellos)

Lee bueno.

7. Un escritor muestra su valía sobre el terreno. Si quieres mostrar que eres vanguardista y muy cañero, demuestralo con una de tus paridas, no cargues contra los defensores de la buena literatura solo para chupar cámara en las redes sociales de turno.

8. Nadie nace sabio. Hay mucha peña colaborando en tu formación: lectores, tu santa madre con sus ácidas críticas, tus colegas principiantes, el tipo que te lee en las redes sociales y comparte tu relato, aún sabiendo lo mucho que te falta para enterarte de los que vale un peine en literatura...

Sé agradecido.

9. Que publiques en tu blog y que un montón de peña te deje sus comentarios adulatorios, en este caso, no significa que seas el escritor del año. (La sinceridad es un arma de doble filo, duele, hiere que te digan que eso que tú has escrito es aburrido, tedioso, una milonga de las buenas, en fin, tu barco pierde agua por muchos sitios, colega, pero es el único modo de saber si realmente lo estás haciendo bien).

10. A quien le pica es por que ajos come.

Gracias.

Soy J. Madison y ha sido un placer escribir para ustedes.




**************

n.del.a: Gracias siempre a todos los que han hecho posible mi crecimiento hasta la fecha: Gavrí Akhenazi, Mirella Santoro, Morgana de Palacios, Eva Lucía Armas, a todos mis compañeros.

Gracias mil a mis comentaristas por su tiempo, apoyo y cariño, opiniones y correcciones.

Perdón una vez más, María Campra Peláez (mamá escritora) por aquel incidente.

Abrazo.

4 comentarios:

  1. Cierto, somos aprendices todos, y gracias a esas críticas constructivas crecemos.... Gracias por escribir, leer y comentar. Las adulaciones sobran si buenas palabras y opiniones... Buen comienzo de semana John.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo en casi todo: aunque sé lo que distingue a un buen escritor de un mal escritor, no sé muy bien lo que distingue a un blogger de un sujeto cualquier perteneciente a uno de los grupos de escritores anteriormente mencionados. La mayoría de bloggeros no somos buenos escritores, pero eso ya es otra historia... Como bien dices, ¡a aprender!
    ¡Un abrazote! ^_^

    ResponderEliminar
  3. He venido nuevamente a tu sitio a husmear entre tus cosas y me encontrado con estas verdades. Comprendo todo lo que dices y lo comparto, soy uno más que escribe en un blog, desde hace poco, humildemente, lo que puede. Me vienen bien estos consejos, los agradezco. Me reconozco en muchas cosas que enumera este decálogo. Te mando un gran abrazo compañero.
    Ariel

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante, a mi me cuesta utilizar la palabra escritor, que entiendo es alguien que conoce el oficio y lo ejerce. En mi caso escribo porque me entretiene y por cierta necesidad vital que es difícil de explicar. Esta cuestión, la de la necesidad, es importante señalarla porque convierte la escritura en algo muy personal y en ese caso las opiniones, el estilo, la crítica, pasan a un segundo plano.

    Pero en fin, aquí estamos compartiéndolo todo en la blogosfera y aprendiendo los unos de los otros.

    Saludos (y esta visita no es por cumplir, jaja, me ha llamado la atención el post).

    ResponderEliminar