Contador de lectores vía feed.

martes, 20 de diciembre de 2016

Forajida.



Llueve con timidez sobre este Martes en el que tu recuerdo se desdobla en una sombra que acompaña mis pasos. El pueblo ha amanecido colmado de carteles exhibiendo tu rostro. Los poetas del Mester han puesto precio a tu cabeza.

Los caza recompensas del verso y la metáfora desmantelan los bares y vuelven los caminos del revés buscando pistas, indicios que los lleven hacia tu guarida.

Es media tarde y los caza recompenzas han irrumpido en casa con la intención de interrogarme. Ellos conocen que hace solo unos meses yo era capaz de levantar ciudades para ti con el hacer prolífico de un arquitecto bueno, cartografiar océanos, hablar con las estrellas y convocar regatas, inventar un edén para pasear desnudos, más provechoso aún que el de la biblia, en plena madrugada, y plantarlo en tu puerta antes de que la noche acabara venciéndote con su poción de sueño.

Los hombres del Mester de Juglaría saben que fui tuyo, yo, que nunca fui de nadie. Ellos saben que te llevo orgulloso tatuada en las espaldas. Pero por más mamporros que me dieron, guardé todas las claves de tu signo por respeto a tu deseo de permanecer oculta.

No les hablé de tu casa junto al río, ni de tus dotes de buena cocinera; ni de tu pan de leche o de tu vino. No les hablé de los tres pájaros verdes que acompañan el paso de tus días; ni dije conocer adonde habías marchado, tampoco que te fuiste sin despedirte apenas. No dije que en la huida te habías llevado los planos de mis mundos de agua y de papel dejándome sumido en el silencio.

No dije con que fuerza entró tu voz en mí, ni confesé que eres, y serás, lo más bonito que he tenido a día de hoy.

Vive tu paz de forajida. No reveló mi boca, amor, de ti ni una palabra.




Inexplicablemente, hoy he vuelto a esos días en los que yo te amaba como un loco que sabe que jamás será correspondido.

He vuelto a aquellos tiempos en los que mi palabra, (tuya y mil veces tuya para siempre) se acomodaba desnuda en los espacios oscuros de mi cuarto, como una aparición resolutiva en su pureza, convocándome a consumar contigo el noble acto de la arquitectura.





8 comentarios:

  1. Arquitecto o escultor que cincela una obra con letras, un pensamiento con el amor platónico, lo alza en su peana para manifestar tal consagración.
    Precioso, amigo Jonh.

    Feliz Navidad para ti y los tuyos.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Auroratris!!!!

      Feliz año,que la musa te siga bendiciendo con tu erotismo literario. Mil gracias por la visita y comentarios.

      Besos!!!

      Eliminar
  2. No sé si había venido o no. Si no he venido antes, imperdonable. Si he venido y no me acuerdo aún es peor pero me alegro de estar aquí y descubrir tus palabras, los sentires reales siempre aunque jueguen en sueños...
    Un placer leerte.
    Aprovecho para desearte unas buenas fiestas rodeado de buenos sentimientos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, Mag, es tu primera visita, al menos como comentarista del tatuaje. Espero no aburrirte con mis cosas. Muy agradecido por la visita y comentarios.

      Feliz año también para ti.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Si piensas que la musa te ha abandonado, poeta, olvídalo. No se cuántas veces he repetido la lectura de tu texto y la vi intacta, está en la lírica de todas las líneas. Jonh, conservas toda la fuerza que te caracteriza, el texto rezuma poesía de la mejor cepa. Un abrazo compañero.
    Mis mejores deseos y que tengas una ¡Feliz Navidad!
    Ariel

    ResponderEliminar
  4. Jo, Jonh. No sé si empezar a desear que tu musa no vuelva si con ello nos regalas estos textos mágicos, maravillosos... Enhorabuena, y sana envidia por la personalidad con la que escribes. ¡Reverencia!

    ResponderEliminar
  5. Una historia que revela infinitos en sus metáforas dulcemente tortuosas en un amor que fue y no...
    Letras como esta valen lo leído.
    Felicidades por este gran trabajo.
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  6. Mi estimado John. Es grandioso esto que has escrito y lo siento tan cercano, quisiera que no fuera así, pero así es.
    Se te extraña capitán. Veo el tatuaje deshabitado, pero espero pronto verlo con letras nuevas.
    Un gran abrazo mi buen amigo.

    ResponderEliminar